Hyundai regresa al futuro con los motores de hidrógeno

Muchas de las esperanzas para la descarbonización de la economía están puestas en el hidrógeno como vector energético. Tanto es así que, según un informe de Hydrogen Council, una iniciativa mundial para promover la transición energética, los proyectos relacionados con las tecnologías del hidrógeno contarán con una inversión de más de 250.000 millones de euros en todo el mundo hasta el año 2030.

Una de las grandes compañías automovilísticas que más están apostando durante los últimos años por las tecnologías del hidrógeno es la surcoreana Hyundai, que este año colabora con los Cursos de Verano en su trigésimo quinta edición, coincidiendo con la celebración del curso “Tecnologías del hidrógeno: motor de cambio de la descarbonización industrial”, dirigido por el investigador del CSIC, Antonio Chica Lara y patrocinado por, además de Hyundai, Cetil, Repsol y el CSIC.

Además de los automóviles, la marca abarca muchos sectores como la robótica y la electrónica, por lo que en su caso es habitual la demanda de profesionales formados en el ámbito universitario y en el de la formación profesional, que puedan ayudar a desarrollar todos los objetivos de la empresa. En cuanto a la relación de Hyundai con la conservación del medio ambiente, la marca coreana lleva muchos años apostando por las soluciones sostenibles, y es el primer fabricante de automoción que posee 5 tecnologías eléctricas: motor híbrido 48v, híbrido eléctrico, híbrido enchufable, 100% eléctrico y pila de hidrógeno. No en vano, la intención de la compañía es abandonar poco a poco los motores de combustión para apostar por la tecnología completamente eléctrica. De hecho, las pretensiones de Hyundai giran en torno a alcanzar la neutralidad en la huella de carbono en 2045 y, bajo el lema Progress for Humanity, se quiere desarrollar esta tecnología tanto en vehículos como en drones, robots, barcos o generadores de energía.

Demostración práctica

Para predicar con el ejemplo, la marca ha realizado una demostración de coches de hidrógeno en el RCU María Cristina de San Lorenzo de El Escorial, sede habitual de los Cursos de Verano. Javier Arboleda, director técnico de Hyundai en España, acompañado por el director de Relaciones Externas y de Comunicación de la compañía, Juan José Martínez Saavedra, ha explicado, al volante de un modelo NEXO que utiliza como único combustible una pila de hidrógeno, que las ventajas de estos motores a nivel global “nos posibilitan trabajar con energías renovables a escalas masivas y las hacen viables, porque permiten una cantidad de almacenamiento que con las baterías no sería posible”.

Entre los beneficios más importantes de estos motores también se encuentra el de la amplia autonomía que proporciona. El modelo con motor de hidrógeno que se emplea para la demostración puede recorrer hasta 666 km con una sola recarga, una distancia muy similar a la de los coches con motor de combustión.

En cuanto a la recarga, “tiene unos tiempos brutales”, explica Arboleda, quien subraya que en tan solo 5 minutos es posible rellenar los tanques de hidrógeno y seguir circulando. Además, se trata de un motor completamente limpio, sin emisiones contaminantes, que también suma en su haber el hecho de que ayuda a purificar el aire de las zonas por las que circula, ya que lo recoge y lo filtra para después expulsarlo totalmente limpio por el tubo de escape.

No obstante, en España todavía no existe un número importante de surtidores de hidrógeno para repostar, aunque se estima que va a ir produciéndose una evolución positiva en este sentido a corto y medio plazo, debido a las inversiones previstas en el sector. “La idea es que el coche eléctrico tenga su propio cargador nocturno de carga lenta y las cargas rápidas solo se utilicen para continuar el viaje”, concluye Javier Arboleda.

 

Surtidores

En esta misma línea se ha expresado José Sánchez del Pozo, CEO de Cetil, una empresa española y familiar dedicada al diseño y fabricación de surtidores de combustibles convencionales, GNC y GNL, que ha evolucionado hacia la fabricación de equipos de hidrógeno que faciliten el desarrollo de las complejas instalaciones que requieren las hidrogeneras. “los motores eléctricos son localmente limpios, pero la carga es complicada y el uso masivo requiere de unas infraestructuras que no existen y que son difíciles de implementar a corto plazo”, ha señalado el consejero delegado de Cetil.

El hidrógeno es la fuente de energía que, por una parte, es localmente limpia y por otra puede aprovechar parte de las infraestructuras actuales, ya que no requiere puntos de recarga individuales para los vehículos. Los desarrollos de los coches eléctricos hacen que la adopción de esta nueva fuente de energía sea más rápida.

Sánchez del Pozo se ha mostrado en este sentido optimista de cara al futuro más cercano, ya que los surtidores que fabrica su empresa implementan gran parte de los controles de suministro, seguridad y calidad, facilitando la tarea de los instaladores. “Nuestros casi 70 años de experiencia nos colocan en una situación privilegiada para colaborar en el éxito de esta nueva fuente de energía”, ha señalado el empresario.

Así, el CEO de Cetil está convencido de que si se consigue que todas las partes implicadas, como las administraciones, los fabricantes de vehículos y las empresas de energía, transporte y almacenamiento, remen en una misma dirección, “lograremos que el hidrógeno se convierta en un espacio relativamente corto de tiempo, en una solución viable para la movilidad, tanto personal como de mercancías”.

Juan Gómez Valero, Javier Arboleda, José Sánchez del Pozo y Javier Martínez Saavedra

 

Javier Arboleda, en el Hyundai Nexo

 

Javier Arboleda, director técnico de Hyundai

 

Demostración del vehículo de hidrógeno, celebrada en los Cursos de Verano


X