La movida madrileña, el hilo conductor

A la profesora de la Facultad de Bellas Artes Sara Torres se le ilumina la mirada cuando habla de la programación de actividades culturales que se llevará a cabo este próximo mes de julio en El Escorial. Por primera vez, un mismo tema se convierte en hilo conductor de las actividades. Como coordinadora de estas actividades, Torres explica los porqués de esta decisión, que no sólo hay que mirar como un homenaje a algo ocurrido hace 40 años, sino como un big bang que aún nos influye y que, incluso, en estos tiempos de pandemia nos siguen dejando enseñanzas.

-¿Por qué la Movida Madrileña?

– Era un sentir general. Hay una serie de ideas que están en el aire y que es responsabilidad de la gestión cultural capturarlas y generar momentos de encuentro, momentos de aprendizaje colectivo. Pensando que lo que está en el ambiente es una pandemia terrible y pensando en esa sed cultural que ha surgido en este periodo, en cómo muchas personas han encontrado ese sosiego, esa paz, ese preguntarse o buscar sentido a lo que estaba ocurriendo, que era algo incomprensible, a través de las artes, a través de la cultura, a través de la producción creativa. Para mí, que soy millenial, tardía, pero millenial, la Movida siempre la hemos vivido como una cosa mítica. Esos personajes que confluyen de manera creativa y generan cosas juntos y que ahora siguen siendo nuestro referentes. Fue un momento en el que colectivamente ellos encuentran unas sinergias provocadas por la coyuntura cultural del momento… Pero hay mucho por saber. El hacernos preguntas sobre qué es esto de la Movida que hemos sabido que ha influido tanto, que si tiras de la manta en casi todos los artistas, tiras, tiras, tiras, y aparece una referencia de la movidaAntonio Vega, por ejemplo, es una de esas figuras. Viendo el otro día el documental de Pau Dones, ahí estaba esa referencia. Todo ese caldo de cultivo surge ahí, y genuinamente preguntarnos qué es y qué podemos aprender de ese movimiento. Nos pareció una vía de entrada fantástica para entender nuestro hoy desde las experiencias de otros que han tenido también un momento de resurgir cultural como fue la Movida.

– ¿Cómo se va a materializar en la programación? He oído hablar de algún concierto, desfile de moda, charlas…

La Movida Madrileña está muy vinculada a todos los aspectos de la vida porque se trataba de reaprender esas cosas adquiridas. Desde el cómo vestirse, el cómo presentarse a la sociedadcómo interpretar… Aquello impregnaba hasta la política. Queremos hacer honor a ese elemento orgánico que tenía la movida. Desde la música, la moda, cosas de sociología pura, la producción fotográfica de ese momento… Fue algo muy fresco. Frases como «Me pica un huevo». Detrás de ella hay un estado de frescura creativa. Había sed pura por tratar de alcanzarlo. O, haciendo paralelismos, ahora mismo escuchar letras de la movida también es muy interesante por cómo podemos entenderlas ahora. Parálisis permanente: «encerrado en mi casa , todo me da igual, ya no necesito a nadie, no saldré jamás». Todo eso que ahora nos puede ayudar a dar sentido a la situación que vivimos. Aquellos sucedió durante 7, 8 o 9 años, pero fue como un big bang. Todos esos personajes están ahora produciendo y produciendo la vanguardia aún. A nivel expositivo también habrá muchísima representación de la movida. Y desde luego intentando conocer una Movida que todavía no hemos conocido porque es verdad que también existe esa capa de la Movida un poco superficial. La Movida fue un movimiento intelectual de calado y que la universidad en este caso esté haciéndose preguntas sobre eso, me parece que todos aprenderemos mucho.

– Para saber las actividades concretas hay que esperar al 22 de abril, me temo

– En efecto. El 22 de abril lo desvelaremos

– ¿Y sobre el cartel de Óscar Mariné?

La producción de Mariné fue muy importante en la Movida, tanto a nivel discográfico, como a nivel de fanzine, a nivel de producción intelectual de escritura… Lo que nos propone en su cartel es una mirada fresca a lo que es la Universidad, y lo hace a través de su lenguaje habitual, con su tipo de trazo muy identificable… Hasta aquí puedo leer.